1. Home
  2. >
  3. Poesía
  4. >
  5. Luz de día

Luz de día

Blanca Varela

$ 9.000





Descripción

Destacada poeta peruana. Licenciada en Letras y Educación por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. A partir de 1947 se desempeñó como colaboradora de la revista Las Moradas que dirigía Emilio Adolfo Westphalen. En 1949 emigró a París en donde entabló cercana amistad con Octavio Paz, figura determinante en su obra, y quien la contactaría con intelectuales y artistas como Sartre, Simone de Beauvoir, Henri Michaux y Alberto Giacometti, entre otros. Tras vivir en París se trasladó a Florencia y, más tarde a Washington, ciudades en las que se desempeñó como traductora y periodista. En 1962 retornó a Lima de modo permanente.

 

Publicó ocho libros de poesía: Ese puerto existe (1959), Luz de día (1963), Valses y otras falsas confesiones (1972), Canto villano (1978), Ejercicios materiales (1993), El libro de barro (1993), Concierto animal (1999) y El falso teclado (2001).

 

Luz de día (Lima, 1963), el segundo y célebre poemario de Blanca Varela, se considera una obra clave dentro no sólo de su producción poética, sino que también de toda la neovanguardia hispanoamericana. Publicado cuando la autora tenía 37 años, cimentó y consolidó al mismo tiempo su visión renovadora y estilo depurado, que serán determinantes en la fundación de la poesía peruana contemporánea, junto a la obra de César Vallejo y Jorge Eduardo Eielson.

 

Dividido en tres secciones (la primera de ellas escrita en prosa), Luz de día presenta poemas clásicos que, como tales, siguen asombrando por su frescura y actualidad. Así, por ejemplo, en “Del orden de las cosas” se despliega un arte poética en la que se propone reconstruir una estructura alterada (“Hasta la desesperación requiere cierto orden”), como una búsqueda vareliana por urdir en esa desesperación auténtica, la fisura de una luminosidad, en la que la ausencia pareciera borrar los objetos; o en “Madonna” con una simbólica relectura de la condición femenina en la que lo profano, y con ello la oscuridad y lo imperfecto, se entrelaza con lo sacro. 

 

El particular uso del claroscuro por parte de Varela, que más que acentuar el contraste entre la luz y la sombra, intenta demostrar su íntima compenetración, da cuenta de una imagen del mundo no dualista, compleja, de múltiples ángulos superpuestos. En palabras de la poeta y ensayista Natalí Aranda, de quien la presente reedición incluye un lúcido epílogo: “Los poemasde Luz de día tienen un movimiento vertical, descendente y ambiguo. Son la atención que persiste en sacar del vacío una palabra, un esbozo, un sonido. La persistencia de una realidad expandiéndose en el acto creador. La poeta es una conciencia a la espera de la palabra, de esa herida que se abre entre dos oscuridades”.     

Ficha técnica

Atributo Detalle
ISBN10 978-956-09161-9-8
Año 2020
Páginas 56
Colección Ruido de Agua
Editorial Komorebi