1. Home
  2. >
  3. General
  4. >
  5. Aborto Libre: Materiales para la lucha y la discusión en Chile

Aborto Libre: Materiales para la lucha y la discusión en Chile

Karen Glavic convoca en este libro a diversas autoras quienes desde su experiencia y aprendizaje reflexionan sobre el tema del aborto en Chile. Más allá de la discusión científico/ideológica del origen de la vida, el diálogo se centra en los componentes &eac

Aborto Libre: Materiales para la lucha y la discusión en Chile
Compilado por Karen Glavic

El derecho al aborto ha sido en los últimos años el estandarte que ha unido a todos los feminismo de manera transversal, la gran marea verde en Argentina removió al territorio chileno quien adoptó los mismos símbolos de lucha e incorporó, como referente histórico del feminismo local, la ilustración del afiche del Primer Congreso Nacional del Movimiento Pro Emancipación de las Mujeres de Chile (MEMCH), realizadas por la artista y activista Laura Rodig en 1937. Así se reproduce el pañuelo verde del ABORTO YA!

Museo Nacional de Bellas Artes (2020).
Laura Rodig, lo que el alma hace al cuerpo, el artista hace al pueblo. (p.110). Recuperado de https://www.mnba.gob.cl/617/articles-95304_archivo_01.pdf

La lucha por el derecho a decidir no es reciente y pareciera que desde el retorno a la democracia los diversos gobiernos que debieron recuperar el  aborto eliminado durante la dictadura, optaron por dificultar este proceso. Así a más de 30 años de la salida de Pinochet y de la prohibición del aborto (Ley 18.826), nos encontramos con una ley que permite la interrupción del embarazo de manera restringida y con una serie de impedimentos que lejos de reivindicar a la mujer como sujeto de derecho, perpetúan las construcciones patriarcales en torno a la maternidad (ley 20.030).

Karen Glavic convoca en este libro a diversas autoras quienes desde su experiencia y aprendizaje reflexionan sobre el tema del aborto en Chile. Más allá de la discusión científico/ideológica del origen de la vida, el diálogo se centra en los componentes éticos del derecho a decidir y en todos aquellos elementos que han sido un obstáculo para el desarrollo de políticas públicas que garanticen su ejercicio.

De esta manera se analiza ampliamente el aborto en tres causales como una ley que funciona en la lógica de “en la medida de lo posible”, construida bajo elementos que lejos de resguardar y proteger a las mujeres, las expone y vulnera desamparándolas en el proceso. La mujer es comprendida en un universo binario de madre/víctima en donde la autonomía de decisión pierde relevancia mientras la objeción de conciencia, a la cual se amparan médicos e instituciones privadas, restringen aun más su acceso al derecho.

Las políticas conservadoras y neoliberales que surgen como respuesta a las demandas de aborto son un reflejo de la dominación capitalista sobre el cuerpo de las mujeres, quienes son comprendidas como reproductoras de fuerza de trabajo, es decir, contenedores cuyo fin es parir y criar futura mano de obra para el desarrollo del país. En este contexto Camila Rojas Valderrama y Macarena Castañeda mencionan como la construcción del dominio de lo

“masculino” sobre lo “femenino” viene a ser impulsada por el capitalismo y, por ende, justifica y promueve la violencia como práctica para la dominación, sobre todo, la violencia sexual. (p.109)

En este contexto la idea del aborto obtiene un peso moral mayor que la figura de la violación ya que lo primero implica anular el rol productivo para la reproducción, mientras lo segundo es, de igual manera, seguir con el mandato de optimización productiva en la reproducción. (p. 109)

En consecuencia el derecho al aborto representa a una sociedad que reconoce a la mujer como sujeto autónomo desvinculándola de aquella tradición que la reduce a un objeto reproductor, permitiéndole así ejercer dominio sobre su vida asumiendo responsabilidades de manera consciente:

El derecho al aborto seguro y gratuito, representa algo más que poder interrumpir un embarazo (Michelson p. 124)

“Aborto Libre” es un documento que reúne profundas y certeras reflexiones que eleva la discusión en torno al tema, reconociendo las múltiples posibilidades de las mujeres a ejercer dominio sobre su propia existencia. Como mencionó una compañera de lectura, este libro es un acto de solidaridad profunda con las mujeres en la medida en que enriquece y aporta al diálogo entregando herramientas para comprender el contexto de la lucha y su finalidad.

Obligar a una mujer a asumir un embarazo y una maternidad no deseada, es obligarla a escindirse, a anularse como sujeto y a reducirse a un cuerpo sin subjetividad. (…) Es esa la complejidad que se omite cuando se discute sobre aborto. Se simplifica la maternidad concibiéndola como un destino biológico y, por lo mismo, como un destino inevitable. (Sáez Arellano p.166)

Compartir

Comentarios